viernes, 20 de junio de 2008

Un Argentina caliente

Pasaron más de 100 días. Desde aquel 11 de marzo hasta los últimos tiempos, la agenda política y la de los medios de comunicación en Argentina se ha visto atravesada por el denominado “Conflicto del Campo”. Una discusión entre el gobierno y un sector muy importante de la economía nacional que llevó a cortes de rutas en todo el país, cacerolazos, y hasta dos grandes actos patrios el 25 de mayo. Cuando el pasado 17 de junio la Presidenta Cristina Fernández anunció el envío del plan de retenciones al Congreso, parece haberse entrado en un momento de calma. Lo que no sabemos es hasta cuando. Repasemos, mientras tanto, los componentes más importantes de este conflicto.

¿Qué originó todo?

El 11 de marzo el por entonces Ministro de Economía Martín Lousteau anunció un nuevo plan de retenciones móviles para el sector agrícola. Básicamente, la medida apuntaba a retener parte de las importantes ganancias que el sector productor de soja viene obteniendo con las exportaciones (si bien también se aumentaron las del girasol). Ese dinero pasaría a engrosar las arcas públicas y desde allí se redistribuiría.

Ahora bien, le medida disponía que las retenciones serían del 44% móvil para todos por igual, con lo cual no sólo le quitaría porciones de ganancias a los grandes terratenientes, sino que además afectaría de sobremanera a los pequeños y medianos productores.

Todo esto, sumado a que el proyecto fue prácticamente impuesto desde el gobierno sin haberlo consultado antes con las entidades del agro, generó un malestar creciente que, con el correr de los días y la reticencia a reunirse con ellas, desencadenó los cortes de ruta.


Los actores

El 13 de marzo marcó el comienzo de los cortes de ruta. Fueron encabezados por las cuatro entidades del campo unidas en el reclamo: Federación Agraria Argentina (FAA), Sociedad Rural (SR), ConInAgro y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). Juntas conformaron la llamada mesa de enlace y plantearon como primera medida volver al sistema de retenciones al 10 de marzo, para después ser llamados por el gobierno para debatir y negociar en conjunto las modificaciones o no que se harían. De todas formas, dos de las instituciones son las que más papel han tenido:


FAA: Históricamente defensora de los derechos de los pequeños y medianos productores, esta organización ha sido una de las más fuertes en los discursos y las acciones. Su presidente, Eduardo Buzzi, se mostró duro a la vez que siempre dejó en claro cuáles son los intereses de su organización. Es que lo que exigen, además del diálogo, es que el esquema de retenciones se haga en forma escalonada, diferenciada, cobrándoseles más a los que más ganancias generan.

Pero la FAA también ha dado otro de los personajes claves de este conflicto: Alfredo De Ángeli. El representante de Gualeguaychú comenzó como uno de los estandartes de los cortes de rutas y en los últimos tiempos pasó a ganarse un lugar casi de idolatría en gran parte de la población, que lo embandera como uno de los mayores luchadores contra el gobierno. Sin ir más lejos, su detención el 14 de junio pasado (estuvo demorado unas horas) fue uno de los puntos más críticos toda esta situación.


SR: Por su parte, la Sociedad Rural responde a sectores más bien oligárquicos de la Argentina, aquellos grandes terratenientes que ganan millones y millones con el negocio del campo. Encabezados por Luciano Miguens, se niegan decididamente a las retenciones, en una postura que ya venían anunciando desde el año pasado. Miguens también ha sido de los actores más importantes, sobretodo por ser la cabeza visible de un grupo al que el gobierno siempre ha acusado de golpista.

La postura K

Por su parte, también tenemos al gobierno. El ministro Lousteau renunció al poco tiempo, el 25 de abril, y su reemplazante fue Carlos Fernández, quien hasta aquí apareció poco en público. Uno de los personajes más importantes en toda esta historia es el Jefe de Gabinete Alberto Fernández, hombre con gran influencia en las decisiones gubernamentales, e incluso quien se sentó a dialogar con el campo las pocas veces que eso ocurrió.

Verborrágico, imperativo, Alberto ha sido uno de los voceros de un gobierno al que le cuesta sentarse a discutir las medidas, aduciendo que las amenazas de cortes de ruta son extorsiones del campo, aunque lo que en realidad esconden es una definición particular del sistema democrático. Mientras la idea de esta forma de gobierno es que las distintas voces sean escuchadas, desde el gobierno dicen que “Si cada vez que tenemos que tomar una decisión hay que consultar con el sector afectado, entonces el Gobierno se vería gravemente debilitado”.

Y entre la prepotencia de Alberto Fernández, los discursos ruidosos de Cristina Fernández, la intromisión de Néstor Kirchner (ex mandatario, esposo de la presidenta y actual presidente del Partido Justicialista), aparece, para colmo, la figura de Luis D’Elía. El dirigente de Federación de Tierra Vivienda y Habitat (FTV) y ex dirigente kirchnerista también es una suerte de vocero no oficial del gobierno, esgrimiendo un lenguaje agresivo y confrontador que no hace más que ponerle trabas al intento de llegar a un acuerdo.



¿La solución?

El pasado martes 17 de junio se anunció que el sistema de retenciones móviles pasará al Congreso para que éste lo apruebe o no. Esto desencadenará ahora otro espacio de debate: el parlamento, con diputados y senadores provinciales y de distintas corrientes políticas. Habrá que ver si, de una buena vez por todas, hay una solución a este conflicto.

4 comentarios:

Patricia dijo...

Muy bueno chicos, más de 100 días de conflicto resumidos en este posteo! El video de la detención de De Ángelis está muy bueno, muestra como nuestro gobierno "tan democrático" detiene a quien se le da la gana. Pero bueno, las opiniones personales las podemos discutir personalmente jaja.

La verdad es que lo único que espero es que se soluciones este conflicto que, lastimosamente, está polarizando al país y tapando las otras cosas que pasan (¿Alguien se acuerda del Tren Bala?)

El Viejo dijo...

Felicitaciones para los jovenes que hacen este blog. Voy a dar mi opinión si suma, pero creo que el camino tomado por el gobierno es el correcto aunque no la forma de hacerlo, además la "pifiada" de Cristina fue (por lo menos a mí me decepcionó y yo la voté) que en todo momento dice que gobierna para todos pero ella es ¡peronista! y eso me enerva!!!
Como les decía creo que las medidas nos dirigen a un cambio positivo, pero debe ser paulatino y consensuado, tenemos que cambiar de mentalidad y pensar en país y no dejar que nos sigan rigiendo las corporaciones. El gobierno actuó mal, pero... ¿no es contradictoria la unión de la Sociedad Rural y la Federación Agraria?; basta repasar la historia de nuestro país y veremos que son antípodas.
Yo espero que esto llegue a buen fin, pero también espero que se tomen en cuenta temas tan importantes como ESE que llevó al desabastecimiento nacional, como es el problema de los yerbateros muy bien descrito por el Sr.Magaz en su blog.
Les mando un saludo y espero que sigan haciendo este trabajo de comunicación, que aunque no es accesible para muchos, pero sirve como herramienta de divilgación.

Mora dijo...

Marcos genial es la palabra que cabe para tu posteo. Re entendi todo (y con eso sabes que digo mucho no?). Genial analisis, o como dicen aca en Posadas: genial anali!

Marcos dijo...

Muy buena síntesis de la situación, disciento con el viejo en su opinión del gobierno y, como le dije personalmente, ¿recién se da cuenta de que este es un gobierno peronista? y de los peores...
Como dice el pelado Cordera "yo veo al futuro repetir el pasado, veo un museo de grandes novedades..." creo que es hora de cerrarlo y construir un futuro distinto teniendo siempre en cuenta los errores del pasado, para no volver a cometerlos, el disenso es bueno, el diálogo lo mejor.
Cariños a todos.
Isa (usando la cuenta de Marcos)